Sobre las rúbricas para valorar problemas - Capítulo 8 de Jonnasen

Como un psocólogo educativo encontré en las rúbricas un instrumento para valorar el desempeño en diferentes contextos, últimamente he estado utilizándolas para todo: docencia, investigación, y ahora las encuentro en la valoración de problemas de diferentes niveles de complejidad y estructura.
A mi parecer creo que es un instrumento adecuado, siempre y cuando (como lo comentamos en grupo del seminario) estemos seguros de que valora lo que debe valorar de manera confiable y válida. Para esto se tendría que realizar todo un análisis del tipo de desempeño que deseamos valorar, en este caso relacionado con problemas de caso, de historia o de trabajo, para posteriormente identificar para cada problema el nivel de desempeño óptimo en diferentes gradientes y criterios. Esto conlleva bastante trabajo, sin embargo, es algo que a la larga beneficia no sólo a los docentes, sino a los estudiantes al conocer lo que se espera de ellos.
Aunque al final me surgió la duda sobre si será pertinente mostrar la rúbrica sobre la solución de problemas a estudiantes previo a la situación de solución, en el caso de que haya una respuesta para los problemas ¿no contendría la rúbrica la misma respuesta? Pues en el caso de la intención de valorar el desempeño en una tarea pues nos centramos en las habilidades que el estudiante trata de demostrar, pero al hablar de problemas con una respuesta sería sesgar su ejecución. No en el caso de problemas muy complejos (como el de caso) en donde muchas veces ni siquiera se tiene una única solución y la rúbrica se centra en tomar en cuenta aspectos cruciales para tomar en cuenta, mas no en la solución misma.