Mariana Liceaga Bitácora 02: 8/02/17

Cuando hablábamos de la peligrosidad de las escuelas, no pude evitar recordar a Neil DeGrasse Tyson cuando dijo: pasamos el primer año de vida de un niño enseñándole a caminar y hablar, para después tenerlo el resto de su vida guardando silencio y sentado. Y es que una mala educación puede ser peligrosa en el sentido de que somos formadores, de jóvenes que estarán inmersos en la sociedad.

Un punto importante para mí fue el de la didáctica como arte y como ciencia, de aquí surgió una de las frases más significativas del día de hoy “el arte se convierte en ciencia cuando te dan un método a probar, pero el resultado es una obra individualizada” y es que el arte es el resultado único y la ejecución de manera artística, lleva a crear ese objeto único. Aristóteles decía que somos seres en potencia y somos en la medida en que fortalecemos o aprendemos nuevas potencialidades, he aquí la importancia de la educación.

Proyecto y categorías: